COMPOSTAJE

previous arrow
next arrow
Slider

El compost es el producto de la descomposición biológica y en presencia de oxígeno de diferentes materiales orgánicos. Este proceso de descomposición se denomina compostaje, y el compost que se obtiene como resultado del mismo presenta un aspecto terroso, libre de malos olores y de patógenos, y es empleado como abono en diversas aplicaciones.

¿QUÉ SE PUEDE COMPOSTAR?

Es posible compostar cualquier material orgánico biodegradable, tanto de origen vegetal como animal. A pesar de eso, se recomienda empezar con aportaciones de origen únicamente vegetal para evitar problemas derivados de una mala gestión del compostaje de restos de origen animal como malos olores o presencia indeseada de insectos.

A continuación, se detallan algunos de las materias orgánicas biodegradables más comunes presentes en los residuos que producimos:

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN COMPOST

Las características del compost varían en función del material orgánico de partida y las condiciones del proceso de compostaje. Sin embargo, los compost de buena calidad presentan una serie de características comunes, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Color negro, marrón.
  • No se aprecian restos de los residuos orgánicos de partida.
  • Textura fina y suelta.
  • Olor a bosque y a tierra.
  • pH neutro.
  • Temperatura ambiente.

BENEFICIOS DEL COMPOST

PARA EL MEDIO AMBIENTE

  • Cierre del ciclo de vida de la materia orgánica (economía circular), ya que transformamos los residuos en un recurso, el compost.
  • Ahorro, recuperación y reciclaje de recursos naturales (de aplicación en suelos deficitarios en materia orgánica).
  • Disminución de la cantidad de vertederos e incineradoras y, por consiguiente, de las sustancias tóxicas que se producen durante su funcionamiento.
  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.
  • Reducción de problema de malos olores.
  • Eliminación de lixiviados.
  • Disminución de la contaminación acústica y visual.
  • Mayor fijación de carbono en el suelo.
  • Mejora de la calidad, de la estructura y de la fertilidad de nuestros suelos.
  • Reducción del uso de fertilizantes químicos en los cultivos.

PARA LA CIUDADANÍA

  • Ahorro en la gestión y tratamiento de residuos.
  • Ahorro en la recogida urbana de residuos.
  • Ahorro en la compra de fertilizantes y abonos.
  • Educación ambiental y participación ciudadana.
  • Vía para la concienciación ambiental: permite el empoderamiento personal por la implicación de la ciudadanía en la resolución del problema ambiental ocasionado por los residuos, mediante la aplicación de un proceso natural como es el compostaje.

PARA LA JARDINERÍA

  • Mejora de la calidad de los suelos de nuestros jardines, al aumentar su contenido en materia orgánica gracias a la aplicación del compost.
  • Disminución de los costes de recogida y tratamiento de residuos orgánicos (residuos propios).
  • Mejora de las características de los suelos que presenten un elevado contenido de sales, y aumento de su capacidad de retención de nutrientes.
  • Mejora de la estabilidad de las plantaciones.
  • Mejora de la apariencia de las especies vegetales cultivadas.